Atrás a BLOG

Pintxos en la Parte Vieja de San Sebastián: Nuestro Top 10

gente paseando por la parte vieja de San Sebastián

¿Qué es un pintxo? ¿En qué se diferencia de una tapa? Estas preguntas suelen escucharse mucho entre la gente que visita nuestra querida Donostia y quiere vivir una experiencia gastronómica. En realidad su único parecido es su tamaño, ya que mientras la tapa consiste en un acompañante de una bebida que normalmente se sirve de manera gratuita y su función principal es llenar el estómago, el pintxo (pronunciado pincho) es otro nivel: es alta cocina en tamaño pequeño, de una calidad altísima y una elaboración larga, con una variedad de sabores y texturas que justifican casi siempre los precios a pagar por ellos (en general, 2-3 €). Prácticamente se podría decir que, al contrario que con las tapas, en el caso de los pintxos es la bebida la acompañante, y no al revés.

Si la gastronomía es una de las principales razones para visitar el País Vasco, la Parte Vieja de San Sebastián es la cuna de la alta cocina en miniatura: sus pintxos son una referencia internacional.

En primer lugar, hay que especificar que la Parte Vieja tiene tres zonas principales de pintxos, cada una de ellas con sus bares característicos, su ambiente y su historia. Estas zonas son la calle 31 de agosto (la calle más antigua de la Parte Vieja) la Plaza de la Constitución (el corazón de la zona) y la calle Fermín Calbetón (la calle de pintxos por antonomasia).

En este post vamos a detallar nuestro top 10 de bares favoritos, tanto por el sabor y originalidad de los pintxos como por su tradición entre los donostiarras (y, por supuesto, por su estilo). Hemos intentado variar en precios para poder abarcar todos los presupuestos. Sin embargo, la cantidad de bares y pintxos disponibles es tan alta que es muy difícil elaborar una clasificación objetiva: depende mucho de los gustos y preferencias de cada uno. Aquí va nuestra lista:

PUESTO 10: JOSÉ MARI (Fermín Calbetón 5)

Este pequeño bar, quizá difícil de ver o poco atractivo a primera vista, es uno de los favoritos por los donostiarras cuando quieren sentirse como en casa (las banderas de la Real Sociedad y las fotos clásicas así lo demuestran). La comida es casera, tienen un menú del día muy interesante (sobre todo en precio) y el ambiente es completamente local. El pintxo recomendado del José Marí es el crêpe de txangurro (una palabra muy donostiarra para decir cangrejo). Algo espectacular.

Tradición:

Precio: (económico)

Estilo:

PUESTO 9: TAMBORIL (Pescadería 2, esquina Plaza Constitución)

Este bar regentado por dos muy amables hermanos es uno de los más tradicionales de San Sebastián. Su barra llena de pintxos, lo pequeño de su tamaño y el ambiente que se crea (especialmente en las horas punta) lo hacen realmente merecedor de una visita. El pintxo que recomendamos de este bar es el de champiñones. Su toque picante y su textura quizá no sean para todos los públicos, pero a nosotros nos encanta. La ventaja es que es apto para vegetarianos.

Tradición:

Precio: (económico)

Estilo:

PUESTO 8: EGOSARI – ZUMELTZEGI (Fermín Calbetón 15)

Este bar ha sido recientemente renovado y a pesar de que su nombre haya cambiado a Zumeltzegi, casi todos los donostiarras lo seguimos llamando Egosari. Como lo que funciona no se debe tocar, varios de los pintxos más exitosos se han mantenido (y nosotros lo agradecemos), por lo que la esencia se mantiene intacta. Ubicado en el corazón de la calle Fermín Calbetón, nuestro pintxo favorito aquí es la brocheta de rape y gambas. La combinación de sabores marinos con el toque de la parrilla es increíble.

Tradición:

Precio:

Estilo:

PUESTO 7: GOIZ-ARGI (Fermín Calbetón 4)

Otro clásico bar que destaca por su encanto y por la amabilidad de sus veteranos camareros, siempre muy atentos y amables. La barra siempre está llena de pintxos (la mayoría de gran tradición) y, a pesar de sus reformas, todavía guarda su esencia tradicional donostiarra en su plenitud. Hacerse un hueco puede ser difícil en algunos momentos, pero la experiencia de probar una brocheta de gambas con esa vinagreta tan especial… no se puede dejar escapar.

Tradición:

Precio:

Estilo:

PUESTO 6: MUNTO (Fermín Calbetón 17)

Uno más que se encuentra en el corazón de la calle Fermín Calbetón (pegado al Egosari – eer… Zumeltzegi). En este bar nosotros preferimos sus raciones a sus pintxos, especialmente por su originalidad y calidad. De todos ellos el que tiene el sabor más increíble, sin dudar, es la ración de magret de pato. La salsa que la acompaña es indescriptiblemente deliciosa y la textura crujiente que le añaden las patatas paja que lo acompañan crean una combinación muy difícil de superar.

Tradición:

Precio:

Estilo:

PUESTO 5: TXULETA (Plaza de la Trinidad 2)

Este restaurante relativamente nuevo (fue inaugurado en 2007) ha adquirido mucho prestigio desde el primer día en que abrió sus puertas por la calidad de su materia prima y su estilo tradicional. Se encuentra en la entrada a la Plaza de la Trinidad desde la calle 31 de agosto. Además de ser un restaurante magnífico que destaca obviamente por su chuletón de buey, también ofrece un pintxo que es una de nuestras debilidades: la croqueta de txuleta, que se sirve en dos unidades que se derriten en la boca con una mezcla de sabores y texturas difícil de superar.

Tradición:

Precio:

Estilo:

PUESTO 4: ATARI GASTROTEKA (Mayor 18)

A pesar de la diferencia de opiniones que este bar/restaurante suscita entre los donostiarras por su idea vanguardista (demasiado para algunos) y de sus curiosos precios, el Atari es un bar altamente recomendable. Tiene pintxos de muy alta calidad, la atención es buenísima, está ubicado en uno de los sitios más cool de la Parte Vieja (en el atrio de la iglesia de Santa María, en la esquina final de la calle 31 de agosto) y, desde luego, tiene mucho estilo. Nuestra perdición es la brandada de bacalao, que ha adquirido el nivel de pintxo fantasma porque es muy difícil de encontrar: hacen pocos al día, y desaparecen de la barra muy rápido. Por eso, nuestro plan B es otra delicia para el paladar: la carrillada de ternera. Ambos no-baratos, pero desde luego que su precio se ve ampliamente superado por su calidad.

Tradición:

Precio:

Estilo:

MEDALLA DE BRONCE: GANDARIAS (31 de agosto 23)

Comnzamos con el Top 3. El restaurante Gandarias cambió de dueños hace ya más de 10 años (comparten dueños con el bar Juantxo, del que se hablará en otro post) y desde entonces ha sumado aún mayor calidad de servicio y de producto a su milenaria tradición. Este restaurante es, posiblemente, el que mejor calidad/precio tiene de toda la Parte Vieja, y eso que no es barato (lo que dice mucho sobre la calidad de sus productos). En cuanto a los pintxos (que también los tienen, y muy buenos) nos quedamos con el más tradicional de todos: el pintxo de solomillo. Cuando hay tanta calidad y tanto cariño en la elaboración, ¿qué más hay que decir?

Tradición:

Precio:

Estilo:

SUBCAMPEÓN: ASTELENA 1960 (Plaza Constitución 120)

Este bar es uno de los más completos por muchos aspectos: es uno de los más tradicionales (fundado en 1960), su estilo clásico es una de sus características, sus pintxos son deliciosos y está ubicado en pleno corazón de la Parte Vieja (en plena Plaza Constitución). Su única pega es que no es de los más baratos que se pueden encontrar. De todas formas, la combinación de calidad y originalidad de los pintxos del Astelena lo convierten en una visita obligatoria para todo aquel que desee ver de verdad lo que es un bar de la Parte Vieja, porque lo tiene todo. El pintxo que recomendamos en este bar es el risotto al roquefort: en muy pocos sitios se puede encontrar algo tan sabroso.

Tradición:

Precio:

Estilo:

TXAPELDUN (CAMPEÓN): BAR SPORT (Fermín Calbetón 10)

Nuestro txapeldun es el bar Sport: quizá no sea el mejor de todos en ningún aspecto en concreto, pero la suma de todas sus características la convierte en la opción más atractiva: la barra está llena de pintxos muy variados que hacen difícil una elección, la atención es exquisita e inmediata, sus productos son de buena calidad, los pintxos calientes son una perdición… En definitiva, en nuestra opinión es el más completo. Además, es un bar muy tradicional en Donostia y en cuanto a precios es muy razonable. De las muchísimas opciones de pintxos que este bar ofrece, su especialidad es nuestra elección: el foie a la plancha. Es tan absolutamente increíble que no se puede describir con palabras: hay que ir y probarlo.

Tradición:

Precio:

Estilo:

(La imagen de la portada proviene desde http://e02-elmundo.uecdn.es/assets/multimedia/imagenes/2015/11/20/14480091622265.jpg)